TALLER LA GUANCHA - AUTO REPUESTOS MESA SERVICIO OFICIAL CITROËN EN TENERIFE

Taller La Guancha, Servicio Oficial Citroën en Tenerife

Probamos el nuevo Citroën C4 Picasso: espacio y confort

Miércoles 6 de agosto de 2014
Probamos el nuevo Citroën C4 Picasso: espacio y confort

El Citroën C4 Picasso HDi ETG-6 115CV que hemos probado es un coche confortable, espacioso, y con una muy buena relación entre consumos y prestaciones, sobre todo para un uso urbano y una conducción tranquila. Además incorpora una serie de sistemas electrónicos que hacen la vida mucho más fácil al volante, dignos de un monovolumen del siglo XXI, y que hacen que la seguridad al volante sea una prioridad sin interferir en la conducción.

El interior es limpio, luminoso y en él nos encontramos todos los mandos al alcance tanto en el volante como en la consola central, en la que destaca la pantalla táctil en el que podremos controlar todos los sistemas como el climatizador, las ayudas a la conducción, el equipo de música y los parámetros de configuración del propio display. El cuadro de mandos lo encontramos en una vistosa pantalla TFT de 12 pulgadas situada en el centro del salpicadero, y que nos muestra todos los datos en dos formatos diferentes. El volante contiene todos los mandos útiles en la conducción como el control de crucero, las teclas de acceso rápido para el teléfono y el equipo de música, claxon y demás.

El espacio interior, maximizado gracias a las superficies acristaladas

Si hay algo que destaca en el nuevo Citroën C4 Picasso es la sensación de amplitud (aparte de la propia amplitud real) de la que gozamos gracias a la enorme superficie que tiene el parabrisas. Si sumamos a eso el techo panorámico, que podemos ocultar o descubrir gracias a un mando giratorio situado en la zona anterior del techo (que está junto a los botones de llamada de urgencia localizada, y llamada de asistencia localizada, distinguiéndose este último por el doble Chevron sobre fondo rojo). El plus de luminosidad que da el techo panorámico se nota al instante, aunque hay que decir que cuando el sol da con fuerza, lo mejor es protegernos del calor cubriendo el techo.

Los asientos, cómodos y que nos permiten conseguir una buena postura de conducción con facilidad. El espacio es amplio y nos encontramos cómodos al reposar el pie izquierdo en marcha, y de hecho en todo el camino, ya que hemos probado la versión ETG-6, con cambio de marchas manual robotizado. Para los pasajeros el espacio es amplio y cómodo también, y vemos que en las plazas traseras no solo se podrán sentar cómodamente tres personas, sino que si instalamos un sistema de retención infantil, el espacio no solo no se resiente, sino que el bebé podrá ir cómodamente (y bien vigilado gracias al pequeño espejo retrovisor específico del que disponemos). Con pasajeros de gran talla, el espacio para las piernas en la zona trasera puede decirse que es contenido, pero para el gran público y niños es más que suficiente.

Rendimiento motor

El motor es el conocido HDi de 115 CV y se combina con al caja de cambios manual robotizada ETG-6, una evolución que no deja a nadie indiferente. Este motor destaca por las buenas cifras de consumo que ofrece (especificar) y por su gran comportamiento en recorridos urbanos. La caja ETG-6 tiene la ribustez de una caja manual con la comodidad de que el proceso de cambio de marcha lo realiza un autómata, que se encarga de embragar, insertar la marcha adecuada de acuerdo a ciertos parámetros de la conducción, y desembragar.

Al principio sorprende un poco ya que es una caja automática, pero que realiza las mismas operaciones que la manual, así que no es raro que durante los primeros kilómetros la caja de cambios nos sorprenda con un cambio que no esperamos. Pronto nos acostumbramos e incluso nos adelantamos ala lógica del autómata, acompañando cada acmbio de marcha con el acelerador para lograr un resultado fluido y suave.

La gran baza del Citroën C4 Picasso es la ciudad y la conducción tranquila, es ahí donde saca a relucir sus bondades, desde la comodidad del puesto de conducción y de los ocupantes, pasando por el gran motor diésel que nos permite una conducción muy placentera, poco ruidosa y con un consumo mínimo de combustible, y la dirección ágil, suave y precisa que nos permite maniobrar en espacios que, en un principio, no parecen apropiados para que un monovolumen de estas dimensiones se desenvuelva con agilidad: pero lo hace.

Todo esto no quiere decir que su comportamiento en carreera y autopista no sea del mismo nivel. De hecho, hacer distancias largas con el C4 Picasso es también muy cómodo por cómo va uno sentado al volante. La luz interior ayuda a reducir la fatiga de la conducción, aunque uno no sabe si es algo psicológico porque sí que es verdad que la lunminosidad nos aporta un plus de, por decirlo así, optimismo al conducir. La visibilidad, tanto hacia delante como hacia atrás con los tres espejos retrovisores, es perfecta.