TALLER LA GUANCHA - AUTO REPUESTOS MESA SERVICIO OFICIAL CITROËN EN TENERIFE

Taller La Guancha, Servicio Oficial Citroën en Tenerife

Del videojuego a la realidad: conducir en tercera persona gracias a un dron

Jueves 20 de noviembre de 2014
Del videojuego a la realidad: conducir en tercera persona gracias a un dron

No intentes esto en casa, mejor quedarse con la versión de toda la vida, la de los videojuegos. Pero si alguna vez te habías preguntado cómo sería conducir un coche real “en tercera persona”, es decir, viéndolo desde fuera y en vez de teniendo la carretera siempre delante, ya tienes respuesta. Es, como te puedes imaginar, difícil. Y peligroso. Y posiblemente ilegal (aunque seguro que está dentro de un vacío). Pero, gracias a un Oculus Rift y un dron, posible.

El encargado de llevar a cabo una idea tan peregrina ha sido Tom Scott, presentador de la televisión británica, al que se le ocurrió que no podía ser tan difícil y puso a dos conductores profesionales, Paul y Oli, a probarlo. Gracias a la llegada de los drones, conseguir esa visión desde arriba del coche es sencillo. ¿Cómo ver esas imágenes y no la carretera? Muy fácil: poniéndose unas gafas de realidad virtual en las que se proyecte lo que recoge la cámara del dron.

La idea fue poner a Paul y a Oli a intentar realizar un recorrido lleno de obstáculos dentro de un circuito cerrado, viendo así cómo de fiables son las imágenes que se reciben del dron. Ambos aseguran que es mucho más difícil de lo que creían, ya que nuestra mente no está del todo preparada para jugar a un videojuego en la vida real.

Además, hay que sumar las dificultades técnicas. La imagen que reciben los conductores en sus gafas dista mucho de tener buena calidad, está muy pixelada y da la sensación, si seguimos con la comparación de los videojuegos, de ser uno de los años 80 o 90, algún clásico de la Gameboy. La imagen llega también con algo de retraso, lo que dificulta también las cosas.

Ambos conductores, Paul y Oli, consiguieron acabar el circuito superando todos los obstáculos (aunque uno de ellos tuvo que ser avisado cuando se dirigía a un bloque de cemento), con solo 30 segundos de diferencia. Por supuesto, los dos conducían muy despacito... ¡tiene que ser muy raro estar conduciendo y ver solo el coche desde arriba!

¿Probarías algo así? ¿Crees que sería exactamente como en un videojuego o algo más difícil?