TALLER LA GUANCHA - AUTO REPUESTOS MESA SERVICIO OFICIAL CITROËN EN TENERIFE

Taller La Guancha, Servicio Oficial Citroën en Tenerife

El ralentí, ¿para qué sirve realmente?

Lunes 1 de septiembre de 2014
El ralentí, ¿para qué sirve realmente?

El ralentí del coche es algo con lo que vivimos todos cada vez que damos contacto. El proceso es este: entramos en el coche, damos contacto, nos colocamos el cinturón y ya nos disponemos a salir. Entre dar contacto y comenzar a conducir, observamos que el motor del coche gira a unas 800 o 900 revoluciones por minuto, de forma constante, y eso es lo que nos han dicho que es el ralentí, pero …¿para qué sirve?

Para empezar, el ralentí es el régimen mínimo al que el motor gira sin “calarse”, y sin ayudas externas. Es decir, si no pisamos el acelerador, el motor se mantiene en marcha indefinidamente (hasta agotar el combustible) gracias a ese ralentí. Funciona solo en punto muerto, o con el embrague pisado a fondo. Ese régimen constante del motor es insuficiente para mover el conjunto, pero más que suficiente para mantener en marcha los elementos importantes del motor, hacer que el aceite circule por su circuito y mantener los diferentes dispositivos en funcionamiento.

Por ejemplo, si encendemos el coche sin más, con todo el resto de sistemas apagados, solo habrá de mantener el propio motor en marcha y las diferentes bombas que reparten el aceite, el refrigerante, etc. También carga la batería, si lo necesitase. Sin embargo, si encendemos la radio y, sobre todo, el aire acondicionado, el motor necesitará aumentar levemente el régimen de giro para aportar la energía extra que consume el aparato. Eso se hace automáticamente gracias, generalmente, a un sensor.

La importancia de mantener el motor a un régimen mínimo operativo es fundamental. En los coches diésel actuales, basta seguir el procedimiento del primer párrafo para asegurar que el motor está perfectamente lubricado con el aceite repartido para poder iniciar la marcha inmediatamente. Los 15 o 20 segundos de ralentí que mantenemos entre que damos el contacto y nos abrochamos el cinturón y controlamos los espejos son suficientes para arrancar sin problemas.

Si recordáis vuestra infancia, es probable que os acordéis de cómo había que calentar los coches de gasolina durante un buen rato antes de arrancar, y en ocasiones había que “tirar del aire” para favorecer la combustión en el carburador. Esto ya es agua pasada, y hoy en día los coches arrancan fácilmente, a la primera y sin poner en peligro el motor. Y eso es, en gran parte, gracias a los sistemas de combustión modernos, y a la presencia del ralentí, aunque la función para la que fue concebido es la de mantener el motor operativo sin intervención externa.