TALLER LA GUANCHA - AUTO REPUESTOS MESA SERVICIO OFICIAL CITROËN EN TENERIFE

Taller La Guancha, Servicio Oficial Citroën en Tenerife

¿A partir de cuánto tiempo es mejor apagar el coche que dejarlo al ralentí?

Lunes 15 de septiembre de 2014
¿A partir de cuánto tiempo es mejor apagar el coche que dejarlo al ralentí?

La campaña Turn it Off («Apágalo») tiene como objetivo acabar con el mito de que es más económico dejar el coche al ralentí —esto es, encendido aunque esté parado—que apagarlo cuando no se está circulando con él. También destaca y expresa en cifras cuáles son las ventajas económicas, de salud y medioambientales de apagar el coche si se va a estar más de diez segundos parado.

Si bien es cierto que el encendido requiere una cantidad adicional de combustible, el encendido electrónico de los coches modernos minimiza ese consumo extra de combustible en el arranque y especialmente cuando el motor ya ha cogido temperatura. Según la organización Sustainable America, a partir de 5 o 10 segundos estando al ralentí el coche empieza a gastar más combustible del que va a ser necesario utilizar para volver a ponerlo en marcha.

El principio anterior es el que aprovechan muchos vehículos modernos para ahorrar combustible desconectando el motor automáticamente cuando el vehículo se detiene y volviéndolo a encender, también automáticamente, cuando el conductor se dispone a iniciar la marcha, al quitar el pie del freno o al pisar el embrague en los coches con cambio manual. Aunque los vehículos equipados con este sistema de ahorro están adaptados específicamente para efectuar esos encendidos y apagados continuos.

No obstante, con cualquier vehículo es válido replantearse en qué situaciones se deja el motor en marcha y cuando merece la pena apagar el motor. Aunque los cálculos de Sustainable America están hechos sobre el consumo típico de los coches de EE UU, en general algo más glotones que los diésel europeos, el ahorro calculado es significativo, y puede rondar los 100 euros anuales por coche en combustible sólo evitando las paradas más largas, aquellas que se prolongan más allá de la duración de un semáforo como por ejemplo cuando se está esperando a alguien o estando en el túnel de lavado.